Capitalismo, opresión en los casos de Sowore, Alex Saab y Assange, por Dimeji Macaulay

Free Alex Saab

Dic 8, 2023

Eventos Free Alex Saab | Noticias Alex Saab

Los últimos tres años han puesto de relieve la actual crisis del capitalismo y la represión de la disidencia. La opresión generalizada contra grupos o individuos que se oponen al status quo requiere una respuesta por parte de los movimientos. Cito en este artículo tres ejemplos: Omoyele Sowore, Alex Saab y Julian Assange.

El 3 de agosto de 2019, el hotel donde se hospedaba Omoyele Sowore fue allanado por el Servicio de Seguridad del Estado (SSS), lo que resultó en una agresión física contra él, su arresto y detención. Posteriormente, el SSS nigeriano lo acusó de traición después de su convocatoria a una protesta llamada #RevolutionNow. La SSS obtuvo una orden judicial para detenerlo durante 40 días para investigar las acusaciones en su contra. Semanas más tarde, fue acusado de delito grave de traición.

Este arresto provocó la condena mundial. Sowore, de 52 años, es un defensor nigeriano de los derechos humanos, activista a favor de la democracia y fundador de Sahara Reporters, una agencia de noticias en línea conocida por exponer la corrupción y la opresión en las altas esferas.

Sowore no ha podido visitar a su familia (que vive en Estados Unidos) desde que la clase dominante en Nigeria intentó doblegarlo. Para él, la lucha por salvar a Nigeria de la corrupta clase gobernante requiere sacrificio y podría poner en peligro su vida. Sin embargo, no se deja intimidar y lucha sistemáticamente contra la corrupción desde principios de los años noventa.

Sowore, cofundador del Congreso de Acción Africana y candidato presidencial nigeriano para 2023, enfrentó infructuosos cargos de traición por parte del régimen de Muhammadu Buhari. En cambio, fue acusado de “conspiración para cometer traición e insultar al ex presidente Muhammadu Buhari”. El 24 de septiembre de 2019, el Tribunal Superior Federal de Abuja le concedió la libertad bajo fianza con la condición de que entregara su pasaporte internacional en un plazo de cuarenta y ocho horas.

A pesar de cumplir todas las condiciones de la libertad bajo fianza, el Servicio de Seguridad del Estado (SSS) se negó a liberar a Sowore, alegando preocupaciones por su seguridad. Las acciones del SSS provocaron protestas en Nueva York y una protesta mundial exigiendo la liberación de Sowore. Durante una comparecencia ante el tribunal el 29 de septiembre de 2019, Sowore lamentó el mal trato y solicitó acceso a un televisor, destacando las disparidades con los detenidos de Boko Haram.

El 5 de diciembre de 2019, el tribunal puso en libertad a Sowore, confirmando su cumplimiento de las condiciones de la fianza. Sin embargo, los agentes del SSS intentaron volver a arrestarlo al día siguiente, lo que provocó resistencia por parte de los partidarios de Sowore. Después de una presión sostenida, finalmente fue liberado el 24 de diciembre de 2019.

Más tarde, Sowore apeló para obtener una variación de las condiciones de su libertad bajo fianza y logró anular la sentencia que lo restringía a Abuja en julio de 2022. El tribunal redujo la fianza a 50 millones de naira y le permitió salir de Abuja pero no viajar fuera de Nigeria, considerando el intento de confinarlo. a Abuja excesivo.

El asunto, que ha enfrentado retrasos desde 2019, llegó recientemente ante el juez Emeka Nwite, quien estaba programado para volver a procesar a Sowore pero no pudo proceder. El juez Nwite del Tribunal Superior Federal de Abuja se negó a revelar el pasaporte de Sowore, a pesar de múltiples intentos infructuosos de juzgarlo por presunta traición. La renuencia del gobierno federal a traer testigos, excepto uno hace tres años, ha generado dudas sobre la gravedad del caso. El juicio ha sido reasignado a tres jueces diferentes, sin avances tangibles.

Los abogados de Sowore, encabezados por Femi Falana (SAN), presentaron una moción solicitando al tribunal que liberara el pasaporte de Sowore, dada la falta de avances en el juicio por traición. La nueva administración de Nigeria, cinco meses después de su mandato, envió numerosos abogados del Ministerio de Justicia para oponerse a la solicitud, argumentando que Sowore no puede solicitar el pasaporte ya que no ha sido acusado nuevamente.

El juez Nwite falló a favor del gobierno y afirmó que, dado que el caso comenzaba “de novo” (de nuevo), no podía considerar la solicitud. El abogado de Sowore cuestionó por qué el tribunal debería retener su pasaporte si los cargos no se presentaron adecuadamente. Sowore calificó el caso como un desperdicio del dinero de los contribuyentes y afirmó que el gobierno federal no tenía ningún caso contra él. El caso, en curso desde 2019, permanece en el limbo, insinuando una venganza debido a su postura anticorrupción y antiopresión.

Alex Saab

Alex Saab, de 51 años, es un diplomático venezolano que fue secuestrado ilegalmente y detenido en Cabo Verde a solicitud de Estados Unidos el 12 de junio de 2020. El 16 de octubre de 2021, fue esencialmente secuestrado por Estados Unidos con el apoyo de Cabo Verde. Gobierno de Verde, algo que iba en contra del derecho internacional. Desde entonces, ha estado pasando por un juicio interminable en un tribunal federal de Miami, Florida.

En el tribunal, los abogados defensores de Alex Saab hicieron valer su condición de diplomático venezolano, instando a que se desestime el caso. El equipo de defensa planteó preocupaciones más amplias sobre Estados Unidos, el arresto y las sanciones unilaterales contra Venezuela. Los abogados de Alex Saab presentaron documentos oficiales venezolanos que respaldan su inmunidad diplomática, mientras el gobierno estadounidense cuestionó su credibilidad y cuestionó su validez. ¡Los fiscales estadounidenses argumentaron que no aceptan el estatus diplomático de Alex Saab porque no reconocen al gobierno de Maduro en Caracas!

El arresto de Alex Saab viola las leyes internacionales y consuetudinarias relativas a la inmunidad de los diplomáticos. La prolongada tortura psicológica de Alex Saab debe cesar. Estados Unidos utilizó como pretexto para esta movida las acusaciones contra Alex Saab por corrupción. No podemos juzgar si estas acusaciones son verdaderas o falsas. Esto sólo puede revelarse mediante una investigación abierta que involucre a periodistas independientes, sindicatos y comités locales del pueblo venezolano. No se puede confiar en el gobierno y el sistema judicial de Estados Unidos en este sentido, ya que han impuesto medidas ilegales contra el pueblo venezolano y tienen intereses creados en derrocar al gobierno electo de Maduro.

El gobierno estadounidense acusa a Alex Saab de participar en la transferencia de 350 millones de dólares para un proyecto de construcción de viviendas en Venezuela en 2011. Sin embargo, el mismo caso fue investigado en Suiza y la investigación se cerró por falta de pruebas suficientes. En cualquier caso, las acusaciones de corrupción no hacen aceptable el secuestro de ciudadanos extranjeros por parte de Estados Unidos.

Es crucial señalar que las acciones contra Alex Saab tienen motivaciones políticas y surgen de la agenda imperialista de Estados Unidos. Iniciada durante la administración de Donald Trump, la persecución continúa bajo el gobierno de Joe Biden. Para dar credibilidad a sus acciones, el gobierno de Estados Unidos desplegó un buque de guerra desde Siria a Cabo Verde, gastando cantidades significativas diariamente. El barco fue retirado tan pronto como Alex Saab fue secuestrado ilegalmente en territorio estadounidense.

El patrón histórico de Estados Unidos imponiendo condiciones a países con posiciones independientes está provocando una crisis humanitaria y crímenes contra los derechos humanos del pueblo venezolano.

A pesar de que el tribunal de la CEDEAO dictaminó que la detención de Alex Saab era ilegal y ordenó la terminación del proceso de extradición y una compensación de 200.000 dólares estadounidenses por parte de Cabo Verde, el gobierno de Cabo Verde se negó a cumplir. Incluso expertos en Derechos Humanos de la ONU han pedido la liberación de Saab.

Julian Assange

Julian Assange es un editor, editor y activista australiano de 52 años que fundó WikiLeaks en 2006. La historia de Assange se desarrolla como una historia de persecución persistente y colaboración internacional continua para castigarlo por publicar información que no agrada a los gobernantes del mundo. La saga comenzó alrededor de 2010, cuando Assange publicó documentos filtrados sobre las operaciones ilegales del ejército estadounidense.

Las principales organizaciones de medios colaboraron para publicar extractos de 250.000 documentos de la filtración del “Cablegate”, exponiendo el funcionamiento interno de la diplomacia estadounidense en todo el mundo. Aunque estas organizaciones de medios se oponen a acusar a Assange en virtud de una ley diseñada para procesar a los espías de la Primera Guerra Mundial, su implacable persecución persiste. Assange permanece en prisión tras ser arrestado por la fuerza en la embajada de Ecuador en Londres.

Bajo el liderazgo de Barack Obama, el gobierno de Estados Unidos se abstuvo de procesar a Assange en 2010. Bajo la administración de Donald Trump, se hicieron esfuerzos renombrados para establecer un caso contra Assange, basándose en la Ley de Espionaje de 1917, una ley nunca antes utilizada para procesar a un editor o locutor. .

Assange ha estado recluido en la prisión de Belmarsh, en el sur de Londres, desde su arresto forzoso en 2019. La exministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, aprobó la extradición de Assange a Estados Unidos, pero sus abogados han presentado una apelación contra esta decisión. Assange enfrenta la extradición a Estados Unidos y una posible sentencia de hasta 175 años en una prisión estadounidense de máxima seguridad. La condena por la continuación de la detención de Assange es generalizada. La publicación no debería ser un delito; es el derecho de los periodistas de todo el mundo a publicar en interés del pueblo.

La difícil situación de Julian Assange revela una sombría realidad: languidece en una prisión británica por exponer verdades sobre las atrocidades estadounidenses. Su “crimen imperdonable” es subir grandes cantidades de verdad a Internet. Si sus acciones se basaran en falsedades, podrían haber quedado expuestas. La injusticia de su prolongado encarcelamiento pone de relieve la necesidad de proteger la libertad de prensa y el derecho a publicar información que sirva al interés público.

Assange ha obtenido apoyo internacional, incluidas campañas de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), cuyo secretario general, Anthony Bellanger, expresó su preocupación por el impacto potencial en el periodismo independiente. Destacó la necesidad de una investigación completa. La FIP pidió a las autoridades británicas que liberen a Assange de inmediato, destacando el grave riesgo para su vida si es extraditado a Estados Unidos.

Los casos de Alex Saab, Julian Assange y Omoyele Sowore han provocado campañas de solidaridad. Pero tenemos que intensificar las demandas por la liberación de estos individuos y de todos los disidentes encarcelados por oponerse al establishment y al imperialismo. Esto requiere la unidad de los pueblos oprimidos y una lucha colectiva por un mundo libre de opresión, injusticia y corrupción. El poder reside en la voz y la acción colectiva de quienes se oponen a la violación de los derechos humanos y la supresión de la verdad.

 

Podría interesarte

#FreeAlexSaab

Contacto