Por una navidad sin presos políticos

alex Saab preso político

Dic 8, 2023

Eventos Free Alex Saab | Noticias Alex Saab

La Coordinadora Americana por los Derechos de los Pueblos y Víctimas de la Prisión Política realizó el día 6 de diciembre un acto virtual para denunciar al mundo que en nuestro Continente hay más de dos mil presos políticos. Hablaron compañeros desde las Cárceles de México y Colombia, abogadas y abogados defensores de presos políticos, también militantes solidarios de El Salvador; Perú, México, Colombia, Argentina Chile, Estado Unidos y Venezuela.

Los buscadores de internet traen, sobre los presos políticos, las listas que las ONG compradas por el Imperio han armado: según ellos son 1086 en Cuba, 314 en Venezuela, 46 en Nicaragua y 187 en Bolivia.  Solo nombraremos a una sola de las supuestas “presas políticas”: la dictadora Jeanine Añez, culpable de dos masacres, es presentada como perseguida política, igual que Luis Fernando Camacho uno de los terroristas más crueles de la región.  Nos rebelamos ante tanta infamia y presentamos el registro de presos políticos del Imperio según nuestro criterio: lo principal es el contexto político, la secuencia de acciones políticas de uno y otro lado y no el acto en sí o la jerarquía en la organización.

Nosotros decimos: Preso político es toda persona privada de su libertad por luchar contra la dominación colonial, las políticas de explotación y expoliación de los pueblos, toda forma de discriminación, estigmatización y criminalización de las formas de asociacionismo y resistencia; el modo de ejercer el sagrado derecho a la resistencia es de soberana decisión de cada organización, grupo o colectivo popular.

Esa lucha puede darse desde el movimiento popular o desde funciones gubernamentales; el carácter de preso político no deviene del acto por el cual se lo persigue y encierra sino por el contexto histórico: presos políticos son los que luchan contra el Imperio y sus políticas coloniales quien lo coloca en el lugar de perseguido y/o preso político por tal razón, más allá de la excusa discursiva o judicial reconocemos el sagrado derecho de los pueblos a defender su derecho a la soberanía, autodeterminación y la elección de su destino histórico.

En ello nos inspiramos en la tradición de Simón Bolívar y José de San Martín, de Tupac Amarú y Tupac Katari, de Emiliano Zapata, Augusto Sandino, Salvador Allende y el Che.

El preso político puede tener, o no, causa judicial y hasta sentencia firme, ya que el tradicional conservador, elitista, patriarcal, clasista, xenófobo, arbitrario Poder Judicial ha sido transformado por los EE.UU. en un arma de la lucha política con máscara jurídica bajos doctrinas tan cínicas como la del “derecho del enemigo” que niega derechos a los que luchan; por lo que denunciamos que esa causa judicial está originada o potenciada por la persecución política, razón por la cual la libertad de nuestros compañeros siempre será producto de decisiones políticas conquistadas por la lucha a la cual nos debemos y convocamos.

Por el contrario, aquellos que se prestan a maniobras golpistas, desestabilizadoras (desde las acciones inscritas en la guerra psicológica a las acciones terroristas directas) no merecen portar el honroso nombre de presos políticos ya que sus acciones tienden a liquidar conquistas políticas, económicas, sociales, culturales, etc. y generalmente se encuadran o favorecen planes imperiales de colonización y sometimiento.

En todo caso, también para ellos reclamamos el estricto cumplimiento de los procedimientos que garanticen los derechos humanos reconocidos en Pactos y Convenios Internacionales de las Naciones Unidas y otros ámbitos internacionales. La diferencia no es antojadiza: defendemos a quienes bregan por defender, ampliar o conquistar derechos para los pueblos y repudiamos a quienes buscan recortarlos o anularlos. No es lo mismo

Nosotros contamos y denunciamos. Para la Alianza para la Justicia Global (EE.UU.) hay 129 presos políticos; para la Liga Mexicana por la defensa de los derechos humanos, 20; la Liga Boliviana por los Derechos Humanos celebra la detención de los imputados de las masacres vividas bajo el golpe de Estado de 2019, Yeanine Añez y Luis Fernando Camacho; en Perú denunciamos la detención del ex presidente Pedro Castillo y otros sesenta presos políticos; según la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y otros expertos en Chile hay unos cien personas privadas de libertad, algunos de larga data y otros resultados del conflicto del estado chileno con el pueblo mapuche y de las revueltas sociales de los últimos años; en Ecuador al menos hay cinco presos políticos, así como en Argentina son unos veinte; en Paraguay unos cincuenta, algunos resultado de las luchas campesinas y otros de la insurgencia rural; la cifra más alarmante viene de Colombia; allí presos políticos que integra el Movimiento Nacional Carcelario (MNC) Jamundí Valle del Cauca denuncian la permanencia de 237 presos desde 2021 y de al menos mil quinientos prisioneros del conflicto armado, que de ninguna manera finalizó con el acuerdo de Paz firmado en La Habana por la Comandancia de las FARC y el Gobierno de Colombia.

Según estos datos que damos por validos según el procedimiento acordado, hay en el Continente 2171 presas y presos políticos de los cuales iremos sistematizando más y más información.

En ese universo de presos políticos, Alex Saab emerge como un caso singular pero no separado del resto.

Singular porque es el único diplomático secuestrado y sometido al brutal régimen penitenciario norteamericano diseñado para destruir la humanidad de los seres; pero no separado porque a Saab lo castigan por su rol en la lucha contra el bloqueo de Venezuela, como a Simón Trinidad por soñar con la Paz en Colombia o a Milagro Sala con la Justicia social en Argentina,  En Paraguay hace casi 20 años que está presa Carmen Villalba, en Perú Víctor Polay sufre treinta y dos años de encierro injusto y en Chile hay cada vez más presos políticos mapuches.

Son presos por decisión del Imperio y solo la lucha popular los liberará. Una lucha en todos los terrenos incluido el espacio de la diplomacia y la lucha jurídica, pero no solo ni principalmente.  El único lenguaje que entiende el Imperio es el de los pueblos en las calles y ese es el nuestro, el que podemos construir boca a boca, desde cada movimiento popular y fuerza política del continente, como nos enseñó Fidel con los Cinco Patriotas y como aprendimos de nuestras Madres de Plaza de Mayo que asumieron la estrategia de la locura de nunca aceptar la correlación de fuerzas ni transitar por caminos pavimentados. Al contrario, hacer de la voluntad colectiva nuestra arma más poderosa y asaltar una y otra vez el cielo de los hombres libres.

Desarrollo del acto

Presentación del evento a cargo de las compañeras Lourdes Palacios e Ivania Cruz del Comité de Familiares de Presos Políticos de El Salvador.  Bienvenida a cargo de José Schulman, coordinador de la Coordinadora

Denuncia de Paola Palomera de Chile.  Su hijo, Nicolás Piña, está en prisión, condenado a diez años y un día de encierro por participar en las protestas populares de 2020. El gobierno de Boric que prometió liberarlos ahora es parte del armado que lo condena y encierra

Presentación desde California del abogado Camilo Pérez Bustillo del Gremio de Abogados de los EEUU, defensor de presos políticos quien desarrolló el concepto de “presos del Imperio” y pasó revista a los casos más ominosos de compañeros que llevan más de cuarenta años de encierro, desde la lucha de las Panteras Negras en los 70 del siglo XX.

Tuvimos el honor de recibir el saludo del militante de la Organización Campesina de las Sierras del Sur,   Antonio Barragán Carrasco de México, en prisión desde hace 22 años, quien nos saludó desde su celda en la Cárcel del Estado de Morelos.

Pudimos recibir un detallado informe de la situación de los presos políticos, del régimen autoritario de Bukele que encerró sesenta mil salvadoreños sin respetar los parámetros legales y los convenios internacionales de derechos humanos. Lorena Peña Mendoza fue la presidenta por el Farabundo Martí de El Salvador de la Asamblea Nacional Legislativa.   Perseguida política de Bukele debió salir de su país.

En un hecho con muy pocos antecedentes se hizo presente el  Movimiento Nacional Carcelario de Colombia, por medio de uno de sus voceros, Jairo Antonio Fuertes, quien desde un establecimiento penal historizó la cuestión de los presos políticos en el contexto del conflicto armado y en el actual periodo para luego denunciar la existencia de 841 presos reconocidos por el gobierno y  hacer una encendida defensa del comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Simón Trinidad, uno de los presos del Imperio en los mismos EE.UU.

Desde Caracas, Venezuela, participó el historiador Álvaro Suzzarini del Movimiento Free Alex Saab de Venezuela quien denunció la persecución política, como parte de la Guerra de Cuarta Dimensión que sufre su país a manos de los EE.UU. por lo que todas y todos consideramos a Alex Saab uno más de los presos políticos del Continente.

Desde la Araucania, Chile, Josefa Ainardi abogada defensora de los compañeros de la Coordinadora Arauco Malleco (Araucania, Chile) denunció el carácter racista de la persecución al pueblo mapuche y la total falta de garantías procesales para los compañeros hasta llegar ahora a utilizar “testigos sin rostro” como en Guantánamo o Israel.

Por último, se escuchó el Mensaje de la Coordinadora, el lanzamiento de la Campaña Navidad sin Presos Políticos en la región, por parte de la compañera a compañera Stephani Ortiz Muñoz, secretaria general y Coordinadora del Equipo de Atención a Víctimas de Estado y de la Protesta Social de la Fundación Lazos de Dignidad Gustavo Gallardo, abogado y presidente de la Fundación Lazos de Dignidad de Colombia.  Luego saludaron los miembros de la Coordinadora, Adrián Ramírez de México, Lourdes Palacios de El Salvador y José Schulman de Argentina.

Coordinadora Americana por los Derechos de los Pueblos y Víctimas de la Prisión Política

 

Podría interesarte

#FreeAlexSaab

Contacto