¿Alex Saab tiene familia?

Familia de Alex Saab

Jun 12, 2022

Noticias Alex Saab

Mariam tenía tres años, Charlotte 5 meses de nacida. Para ambas niñas el rostro de su padre está desdibujado en la memoria. Por otra parte, Camilla Fabri, la esposa de Alex Saab y madre de esas niñas, es víctima de una cultura occidental que juzga a una mujer por su belleza física antes que por sus capacidades como ser humano.

 

El núcleo familiar Saab Fabri fue disuelto a tajos por una maquinaria opresora plenamente consciente de su intención, pero no así de los resultados: le dieron a Alex Saab millones de hermanas y hermanos.

 

Alex Saab cumple 2 años en un cautiverio ilegal que, desde el primer día, acumula las peores violaciones a la dignidad de un individuo.  La tortura clásica que busca la aniquilación de la mente a través del daño físico, fue multiplicada por lo que algunos denominan tortura blanca, como si tal cosa existiera.

 

A la fecha de este texto, Alex Saab tiene 730 días encerrado por el imperialismo estadounidense, cuya única intención es ejecutar su venganza contra un individuo que encarna al pueblo venezolano. Tal encarnación no es un hecho abstracto, Alex Saab es funcionario diplomático de la República Bolivariana de Venezuela, desde la ONU hasta los fiscales que lo acusan saben eso.

 

El hambre como arma

 

Se estima que entre 2016 y 2019 murieron 40.000 venezolanos como consecuencia del bloqueo y las “sanciones” del gobierno de los Estados Unidos contra Venezuela. Sanciones entre comillas porque se trata de medidas coercitivas unilaterales, arbitrarias y extorsivas contra una nación soberana acusada de pensar distinto e izar el estandarte de su dignidad originaria.

 

Ese cálculo no es el del partido que gobierna Venezuela, tampoco de una ONG financiada, es un estudio realizado por economistas estadounidenses donde se afirma, además, que desde la autoproclamación de Juan Guaidó, orquestada en la Casa Blanca durante la administración Trump, la sumisión del pueblo venezolano mediante el hambre y la muerte era una misión de cumplimiento inmediato.

 

Ocumo, ñame, yuca. Todo carbohidrato que diera la tierra sirvió para saciar un hambre planificada. Patios y azoteas convertidas en huertos, hubo que forzar la creatividad para alcanzar la carga calórica de millones de personas, pero miles no lo lograron.

 

Con el nacionalismo hipócrita que los caracteriza, los empresarios venezolanos se daban golpes de pecho responsabilizando al presidente Nicolás Maduro de una crisis sin precedentes en nuestra historia.

 

Problemas complejos, soluciones complejas

 

¿Quiénes sino las madres y abuelas venezolanas sabían las consecuencias de estas decisiones políticas? Una cosa es reunirse en el Despacho Oval de la Casa Blanca para decidir por las vidas de millones de personas y otra, muy diferente, es alimentar niñas y niños en crecimiento con agua de espaguetis.

 

A Alex Saab lo culpan de detener esa masacre pasiva en forma de guerra económica, la intuición del presidente Nicolás Maduro no falló. Aún con violencia interna, intentos de magnicidio y mercenarios ingresando a la república por vías irregulares, supo ostentar la jefatura del Estado y vio en Alex Saab a un hombre con habilidades gerenciales, comerciales y persuasivas para traer alimentos y medicinas desde países aliados.

 

¿Por qué un hombre con dos hijas pequeñas se arriesgaría de esa forma? Porque su misión carecía de riesgos: nombrado como Enviado Especial adquiere inmunidad diplomática y está viajando en una misión humanitaria. ¿En cuál mundo eso es un riesgo?

 

En un mundo como lo imaginan en la Casa Blanca.

 

El hombre con la familia más grande del mundo

Dos largos años han pasado desde su secuestro en Cabo Verde. Sin embargo, hoy Alex Saab tiene más hermanas y hermanos que nadie en el mundo.

 

Desde África hasta Canadá, en la monárquica España, en toda América Latina, en las mismísimas ciudades de los Estados Unidos y en cada rincón de Venezuela, Alex Saab tiene familia.

 

Tiene familia en cada persona que se sienta digna, libre y soberana. Alex Saab tiene familia en los pueblos insumisos que levantarán sus voces las veces que haga falta. Cada una de las decisiones de sus abogados defensores está sostenida por las vidas salvadas, por los platos que se llenaron de alimentos, por las píldoras de medicina tomadas en el momento necesario.

 

Venezuela se respeta y Alex Saab lo está diciendo desde su celda, el lugar donde todas las noches intenta descansar imaginando la mirada inocente de sus niñas pequeñas y el beso amoroso de su compañera.

Texto de T. Bunke

Podría interesarte

The Diplomat, nuevo libro en solidaridad con Alex Saab

The Diplomat, nuevo libro en solidaridad con Alex Saab

“…en esta partida imperial de ajedrez, que el imperio está perdiendo, Saab ha sido una de sus víctimas…” Alex Suárez Desde Florida, lugar del secuestro de Alex Saab, nos llegan noticias acerca de la publicación de The Diplomat, nuevo libro en solidaridad con el...

leer más

#FreeAlexSaab

Contacto